Junho 8, 2022
Do Passa Palavra
116 visualizações

Por Vitor Ahagon

También publicado en PORTUGUÉS (original) e INGLÉS.

São Paulo. Coches. Bocinas. Delgado que se lleva el autobús. Ladridos de perros. Triturador. Miseria… Mucha miseria. Pero ¿sabes cuando, por fin, llega ese momento de la noche en el que apoyas la cabeza en la almohada para descansar, después de un día de trabajo y todas las penurias que nos da, y piensas “uf, por fin”? Pero entonces, como en simbiosis con todo lo que has vivido durante el día, no te permites parar. Así es, esa fue mi noche.

No dejaba de pensar en la historia que me había contado mi compañera el día anterior. Me contó que vio una escena en la Línea Azul que fue impactante. Cuando llegó al andén, vio a dos guardias de seguridad del metro que llevaban varias mochilas. Al principio, pensó que debían venir o ir del trabajo, pero luego se dio cuenta de que esos dos guardias de seguridad estaban hablando de forma intimidatoria y “acosando” a un tercer hombre, que llevaba ropa sencilla, no llevaba nada en las manos, era negro y no mostraba ninguna agresividad, al contrario, estaba visiblemente desconcertado.

Fue entonces cuando mi acompañante se dio cuenta de que aquellas mochilas no eran las de los guardias de seguridad, sino las del tercer hombre. Probablemente, dentro de ellas, había productos y mercancías que él vendía en los coches, y que habían sido confiscados por los guardias de seguridad. La cantidad de gente que vende cualquier cosa en el metro siempre ha sido grande. Chocolate, chicles, gotas de chicle, auriculares con bluetooth, cargadores de móviles, carteras de cuero, relojes, el muñeco de Spiderman que cuelga del cristal de la ventana y cae lentamente hipnotizando a los niños -y a mí también-, en fin, una multitud de cosas. Pero desde la pandemia, el número de personas que trabajan de manera informal en la “compra del metro” ha crecido brutalmente. Según el IBGE, cerca de 368.000 brasileños fueron despedidos de empleos formales entre abril y junio de 2020. A su vez, el número de trabajadores informales en Brasil llegó a 38 millones de personas en el tercer trimestre de 2021; esto representa el 40,6% de la población activa en el período.

Con el aumento del número de vendedores ambulantes en los subterráneos, el número de decomisos también ha crecido. Sólo en 2021 se incautaron 28.100 productos, un número muy superior al de 2020, con 19.200, y al de 2019, con 20.400, un año en el que aún no vivíamos la pandemia del COVID-19, pero en el que la tasa de paro ya era alta.

Para tener una idea, el capitalismo es tan escandaloso que el gobierno del estado de São Paulo y el SEBRAE han creado un programa llamado “Nos Trilhos do Empreendedorismo” (En las vías del emprendimiento), que tiene como objetivo promover la formación y la generación de oportunidades para los vendedores ambulantes que trabajan informalmente en el CPTM. El programa orienta cómo el vendedor ambulante puede formalizar su oficio y proporciona las nociones básicas de gestión para dirigir un nuevo negocio.

Sí, el capitalismo ha llegado a este nivel de cinismo y el mensaje que nos envía es: si no quieres ser un delincuente, ¡sé un negocio! La ley circunscribe los límites de lo permisible, aunque esta frontera esté dentro de nuestra alma. Estado y Capital siguen abrazados por la fe, sin uno el otro no baila al ritmo de la música loca de la industria cultural. Lo más probable es que el tercer hombre de la historia de mi compañera no trabajara legalmente, no fuera un empresario de sí mismo, por lo que sus productos fueron incautados. El tercer hombre, desconcertado y humillado por no poder tener siquiera la dignidad de ser un trabajador -aunque sea informal-, comenzó a acercarse, lenta y espantosamente, al borde del andén. Con la mirada perdida y en blanco, observó cómo se acercaba el tren y entonces, en el último momento, los dos guardias de seguridad lo apartaron y le confiscaron la última mercancía, su vida. En ese momento, le dieron una oportunidad más de vivir una vida sin trabajo, sin dignidad, y sin la opción de no querer vivirla.




Fonte: Passapalavra.info